Compartir en
Los principales miedos en un proceso de duelo.

Cuando fallece un ser querido, una de las emociones que primero aparece es el miedo y justamente viene a avisarnos de que se avecina una nueva etapa en nuestra vida sin esa persona amada y esto, obviamente nos crea mucha inseguridad.

El miedo suele definirse como: “Angustia generada por un riesgo o daño real o imaginario.”

El miedo es una de las emociones junto a la tristeza, que nos aminora en todos los aspectos; sin embargo, su principal función es la supervivencia. Así que, gracias a esta emoción, estamos vivos.

El problema del miedo viene cuando no sabemos cómo encauzarlo y gestionarlo positivamente. El miedo nos aparta de nuestro camino, para que nos escondamos y no enfrentemos el dolor que nos ha producido la pérdida de un ser querido.

Cuando sintamos miedo es importante plantearnos algunas interrogantes: ¿A qué le tengo miedo? ¿Cómo me hace sentir esta situación? ¿Para qué estoy sintiendo ésto? ¿Qué me quiere decir el miedo? ¿De qué me está previniendo? Al respondernos, tendremos la información precisa para poder hacer algo al respecto.

Por ejemplo, hay un miedo muy común en el proceso de duelo y es el miedo a sentirnos bien.  Éste miedo viene acompañado de culpa, tenemos temor de sentirnos bien y nos cuestionamos una y otra vez: ¿Cómo voy a sentirme bien si la persona a la que amaba ha fallecido?

Es normal tener este sentimiento, sin embargo, es importante tener en cuenta que merecemos ser felices y que necesitamos seguir avanzando en nuestro proceso de vida y volver a sonreír.

Otro miedo que suele aparecer es el miedo a la soledad. Sentimos que no vamos a poder rehacer nuestra vida nuevamente. Somos presa de los recuerdos, viene a la mente todas las cosas que hacíamos con esa persona y no nos vemos haciéndolas sin él o sin ella.

Una vez identificado el miedo debemos enfrentarnos al mismo y decirle: “Quiero seguir adelante y quiero volver a sonreír. Así que te agradezco que vengas a avisarme de algo, pero voy a seguir avanzando hacia mi felicidad”.

Para superarlos es importante hacer un trabajo de autoconocimiento personal. Hay que trabajar nuestra autoestima, y reformular un proyecto de vida, solo entonces nos daremos cuenta de que somos capaces de ésto y de mucho más.

Pensar que somos GRANDES, VALIENTES y UNICOS nos puede Ayudar a tomar consciencia de que somos capaces de salir adelante y poder llegar a la resolución saludable del duelo.

Dra. Nancy Brito Cárdenas.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de Duelo. 

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155