Compartir en
Poner el dolor en palabras, reconforta el alma.

Ante la pérdida de un ser querido, es normal experimentar un dolor psicológico que no se alivia con ningún fármaco y para que éste, se resuelva saludablemente debe expresarse, razonarse y confrontarse, solamente así se podrá iniciar un lento proceso de recuperación.

Culturalmente, nos han enseñado que debemos ser fuertes, y ante las vicisitudes de la vida, que debemos mostrar fortaleza. Sin embargo, la práctica clínica, nos ha enseñado que el dolor necesita de la palabra para sanar. Al demostrar fortaleza, evidenciamos cierta incompetencia emocional pues no podemos gestionar nuestras emociones de forma asertiva, y lo que no podemos expresar con palabras nos preocupa, nos duele, nos atormenta y nos quita el sueño.

Nos han enseñado a no dar espacio ni voz al dolor o al desconsuelo. Es algo que ocultar, que desplazar a un lado para evidenciar normalidad sin importar lo rotos o descosidos que estemos por dentro. Por sanidad mental, debemos respirar y tomarnos el tiempo que sea necesario para atendernos en nuestras emociones. Si no lo hacemos, nuestro cuerpo físico nos pasará la factura y la enfermedad hará su aparición.

No todo el mundo está capacitado para una escucha empática, lo único que necesitamos en esos momentos es escuchar un «entiendo lo que dices, lo siento, te apoyo y estoy contigo para lo que necesites'», este tipo de frases actúan como una verdadera medicina y muchas veces constituyen el puente que nos permite acceder a niveles realmente más profundos de comprensión.

Si contamos con esta persona que nos escucha incondicionalmente, aprovechemos la oportunidad, de lo contrario siempre es grato saber que existen profesionales para llegar allí donde los amigos o la familia no llegan. En todo caso, es importante que usted tome consciencia de la importancia de poner en palabras el dolor que nos aqueja como una medida de sanidad física, psicológica y por qué no decirlo espiritual también.

Dra. Nancy Brito Cárdenas.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de Duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155