Compartir en
Un poquito de magia…. para volver a comenzar.

Cuando somos niños creemos en el poder de la magia, la sentimos, vivimos y soñamos con ella. Todos necesitamos magia y cuando renunciamos a ella la vida se vuelve obscura. La magia está en todo lo que nos rodea. Renunciar a ella es renunciar a una buena parte de nosotros mismos y de nuestras posibilidades para ser felices.

Las circunstancias difíciles que nos rodean son las que más parecen sumergirnos en esa dinámica adulta que tanto repele la magia. Esa dinámica de la que tanto se esconde el niño que todavía llevamos dentro: ya no es que no sea divertida, es que es angustiante.

Como adultos, a menudo nos encontramos atrapados resolviendo problemas, luchando -o protestando- contra las injusticias de las que nos sentimos víctimas. Tratamos de sobrevivir, mientras nos olvidamos de levantar la vista. La buena noticia es que es posible crear una visión mágica en las cosas más pequeñas y que todos tenemos el poder de crear nuestro propio «botón mágico» para dar paso a un nuevo estado de conciencia que nos ayude, sobre todo cuando estamos en un túnel de dolor, sin encontrar la salida.

Cómo atraer la magia perdida

Utilizar la mente para cambiar nuestra vida es fundamental, requiere un entrenamiento diario y disciplinado. Ser amorosos e incondicionales con nosotros mismos puede desatar todo el potencial de nuestras habilidades y de todo aquello a lo que podemos llamar magia, no obstante, el universo de nuestras posibilidades se vuelve infinitas.

Todo comienza con un sueño, una visión o una idea. La diferencia entre quienes creen en sí mismos y los que no lo hacen, es dar el primer paso para ir más allá de sus propias fuerzas, sólo entonces se produce el milagro de recomenzar  y la magia vuelve a ocupar un lugar importante en nuestras vidas.

Dra. Nancy Brito Cárdenas.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155