Compartir en
La aceptación es el primer paso hacia el cambio.

En muchas ocasiones, cambiar no supondrá modificar algo externo, ni desarrollar comportamientos complejos, sino adoptar la decisión de aceptar plenamente la circunstancia que nos ha tocado vivir, y actuar a partir de ella.

El primer paso para cambiar es aceptar el pasado, aceptar lo que nos sucedió, aceptar el problema, aceptar la muerte de nuestro ser querido. La idea no es escapar del problema, al contrario, enfrentarnos de una manera más positiva.

Pero sobre todo es importante que entendamos que aceptar no es resignarse, sino comprender las cosas en su plenitud, tanto con sus pros como con sus contras y seguir hacia delante. Cuando aceptamos nos enganchamos a la vida, pudiendo experimentar otras emociones y recuperando cierto control, mientras que cuando nos resignamos, lo único que hacemos es anclarnos en el pasado, limitándonos a lamentarnos o irritándonos por nuestra desdicha.

¿Cómo podemos promover y desarrollar la aceptación?

  1. Mediante la reflexión y el análisis de nuestras limitaciones y capacidades personales.
  2. Dándonos tiempo para asumir lo que nos está sucediendo.
  3. Aumentando nuestra tolerancia hacia la frustración.
  4. Ajustando nuestras expectativas a la realidad.
  5. Disminuyendo la autoexigencia y la rigidez mental.
  6. Practicando el perdón.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155