Compartir en
Creencias de las cuales debemos desprendernos en un proceso de duelo.
  1. Tienes que ser fuerte, ahora más que nunca. Generalmente, se cree que la tristeza es patrimonio de las personas débiles y para que no nos tilden de frágiles, generalmente reprimimos nuestras emociones y nos ponemos máscaras para que no se den cuenta del desbordamiento interno que estamos sufriendo; sin embargo, lo único que conseguimos con esta actitud es reprimir nuestro dolor y evitar que alguien nos ayude.
  2. Si no lloras, no estás triste por la pérdida. El llanto no es la única respuesta ante una pérdida ni una manifestación necesaria de la tristeza. Las personas pueden sentir un dolor muy profundo y demostrarlo de otras maneras.
  3. El duelo y el luto son lo mismo. El duelo se refiere a la propia experiencia y constituye una respuesta personal ante una pérdida. El luto es la expresión externa del duelo, es decir, la respuesta social que compartimos de manera abierta con los demás.
  4. Cuando la muerte es “natural”, no genera duelo. Puede que la muerte de una persona mayor sea más esperable; sin embargo, esto no significa que el proceso de duelo vaya a ser menos profundo si se trata de una persona joven.
  5. Creer que ver a la persona fallecida significa que se está enloqueciendo o al borde de la depresión. Especialmente al inicio del duelo, es muy frecuente que se pueda ver o sentir a la persona fallecida, esto se debe a que el deudo todavía está en una fase de negación, y no acepta la pérdida. No obstante, es importante prestar atención a aquellas señales que muestren una alteración en el proceso de duelo y buscar ayuda profesional si es conveniente.
  6. La persona que sufre la pérdida debe retomar inmediatamente sus actividades, cuanto más ocupada, mejor. Es conveniente que la persona disponga de un tiempo prudencial para poder reflexionar y dejarse sentir en la pérdida. Sólo así, podrá tener conciencia de la misma.
  7. Los niños no tienen capacidad para entender la muerte y el proceso de duelo, lo mejor es negarles todo y protegerlos de esta realidad. Los niños/as captan muy bien las reacciones emocionales de las personas, y pensar que no se enteran de lo que está sucediendo es un gran error. Es importante que los niños/as pasen por el proceso de duelo al mismo que tiempo que el resto de su familia y sobre todo que puedan participar de los ritos exequiales para que asimilen mejor la pérdida.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155