Compartir en
Las creencias irracionales de Ellis.

Albert Ellis, el creador de la terapia racional emotiva (TRE), identificó once creencias irracionales en las que podemos engancharnos sin saberlo. Ellis defiende la idea de que no son los acontecimientos los que generan los estados emocionales, sino la forma que tenemos de interpretarlos.

  1. “Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”
  2. “Para considerarse uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”.
  3. “Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad”.
  4. “Es tremendo y catastrófico el que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”.
  5. “La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna de controlar sus penas y perturbaciones”.
  6. “Si algo es o puede ser peligroso o temible, se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra”.
  7. Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”.
  8. “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”.
  9. “La historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que le ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente”.
  10. “Uno deberá sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás”.
  11. “Invariablemente existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe”.

La mayoría de las veces nos dejamos llevar por ideas preconcebidas sobre nosotros mismos o sobre los demás. Adquirir conciencia del poder de esta forma de procesar la información es el primer paso para desaprender.      

Se puede aprender algo positivo como negativo gracias a la plasticidad cerebral. Un sistema nervioso que ha cambiado por la práctica de hábitos y repetición de ideas de alguna manera se habrá “adaptado” a ellas. En este sentido, el cambio se produce y permanece cuando retiramos lo erróneo (desaprender), y se produce y se marchita a la misma velocidad cuando intentamos superponerlo. En tal virtud, “si deseamos una vida de bienestar y cerrar ciclos necesitamos aprender a desaprender” por lo que trabajar en nuestras creencias, es una prioridad.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155