Compartir en
Técnicas para fortalecer el sistema inmune emocional en un proceso de duelo.

Recientes estudios científicos revelan que las emociones se contagian a través de las neuronas espejo, que imitan y se apropian de las emociones ajenas, por la cual  es urgente y necesario trabajar en nosotros para fortalecer el sistema inmune emocional.

Algunas personas presentan permeabilidad frente a las emociones de sus grupos más cercanos, la capacidad de resistir a esas influencias depende del estado de nuestro sistema inmune emocional; si es fuerte, hay mayor independencia emocional; pero si es débil podemos contagiarnos fácilmente de un estado emocional negativo, más aún si estamos en duelo.

¿Cómo trabajar en nuestro sistema inmune emocional?

  1. Fomentar estados plenos de conciencia. Estar en el aquí y en el ahora para no dejarnos llevar por el estado de ánimo de los demás requiere un continuum de conciencia permanente. Preguntémonos entonces: ¿Qué emociones son las que más se manifiestan en nuestro diario vivir? ¿Qué emociones contagiamos a los demás? ¿Qué emociones tomamos con frecuencia de los demás?
  2. Empecemos a inducirnos a nosotros mismos hacia estados de ánimo positivos. Para poder tener control sobre nuestras emociones es recomendable mantenernos de buen humor y escoger situaciones y momentos agradables.
  3. Evitar la crítica y la lucha por el poder. Nada envenena tanto como criticar, a los otros o a nosotros mismos, este hábito es muy destructivo, no debemos dar cabida a ambientes negativos y pesados de esta índole.
  4. Enfocarse en lo que se hace bien. La mejor manera de fortalecer nuestro sistema inmune emocional es convirtiéndonos en promotores de emociones positivas y estados de ánimo alentadores. Para lograr esto, lo más aconsejable es enfocarnos en todos los aspectos buenos de nosotros mismos. Reconocer nuestras habilidades y batallas ganadas, aumentará la producción de endorfinas, muy necesarias para el bienestar integral en un proceso de duelo.
  5. Aprender a comunicar los sentimientos negativos. Es importante poder hablar de nuestros sentimientos y procurar reducir la intensidad de esa emoción. Tomarse 5 minutos para respirar profundamente es una buena idea. Esto nos oxigena y contribuye a equilibrar nuestro organismo. Como consecuencia de ello también se estabilizan nuestras emociones. Luego, pensar detenidamente cuál es la mejor manera de expresar lo que sentimos, de la forma más constructiva posible, sin hacernos daño, ni hacer daño a los demás.
  6. Aprender a identificar las emociones, permite concienciar sobre “Lo percibido desde la emoción” Para comprender el mensaje de nuestras emociones, primero debemos aprender a identificar el tipo de emoción que nos asalta para poder hacer algo al respecto, considerar por ejemplo, ¿Cuándo, porqué y en qué circunstancias aparecen y qué provocan en nosotros. La emoción dirige el accionar, desde un emocionar positivo, se tranquiliza el acto negativo.

Está en sus manos, mejorar la calidad de su sistema inmune emocional. No demore y póngase a trabajar inmediatamente, en urgencia de vida, porque usted merece volver a ser feliz.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

 

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155