Compartir en
¿Cómo detectar la inmovilidad mental en un proceso de duelo?

Al perder a un ser querido, es normal que sintamos que la vida ya no tiene sentido y experimentemos inmovilidad mental, que puede oscilar desde pequeñas vacilaciones e indecisiones hasta la inacción total en una, o en varias áreas de la vida.

Indicios de inmovilidad mental

  1. Dificultad para trabajar en un proyecto de interés. Se experimenta un bloqueo inexplicable que no logras derrumbar.
  2. Ver pasar el tiempo. Te pasas el día sentado y pasivo, sin hacer nada. Solo piensas en tus problemas. Te sientes cansado, abrumado, melancólico y pesado y sin acción de nada.
  3. Evitas el contacto con personas cercanas.
  4. Tratas injustamente a tus seres queridos. Dices palabras que no deberías No te explicas por qué actúas de esa manera.
  5. Tu cuerpo tiembla o sufre tics inexplicables que ponen de manifiesto aquello que quieres hacer, pero que por alguna razón no llevas a cabo.
  6. 6. Has perdido es interés por actividades que antes te gustaban. El solo hecho de pensar en ponerte en movimiento te agota, te hace sentir incapaz.

Estrategias de solución:

  1. Identifica el bloqueo

Lo primero que debemos hacer es identificar aquello que nos está inmovilizando. Reflexiona sobre la situación que te provoca ese bloqueo. Por ejemplo, ¿por qué no puedes llevar a cabo ese proyecto laboral?, ¿qué está provocando tu inactividad?, ¿para qué te sirven esas maneras de ser? ¿Cuáles son las ganancias de ponerte de esa manera? Debemos meditar en la raíz de los problemas para poder encontrar una solución.

  1. Piensa en las posibles soluciones.

Una vez identificada la causa del bloqueo, hay dos opciones: Hacer algo al respecto o no hacer nada. La primera de ellas te permitirá extraer los aprendizajes de la situación y aprender de ella; por lo que necesitas realizar una minuciosa planificación para salir de ese estado.

El esfuerzo será grande y quizás tengas que probar varias estrategias hasta lograr encontrar aquella que te haga superar el bloqueo en el que te encuentras.

  1. La verificación.

Después de probar diferentes estrategias positivas de afrontamiento, sugiero que realices un chequeo de tu estado de ánimo y veas si has podido superar tu inmovilidad. Comprueba si se ha dado un cambio y aprovecha para tomar medidas para un futuro cercano, por si tienes algún tipo de recaída. Es importante tener en cuenta ¿Cómo será la próxima situación? Piensa que la inmovilidad puede no manifestarse de la misma forma una y otra vez. Si esta vez fue en el trabajo, quizás la próxima sea en tu situación sentimental o tal vez en la parte espiritual; por lo cual es mejor estar preparados y tomar medidas al respecto.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155