Compartir en
¿Cómo podemos autorregularnos emocionalmente mientras estamos en un proceso de duelo?

Experimentar tristeza, desesperación, angustia o rabia es tan natural como respirar. Existen determinadas emociones que son inherentes a la condición humana y que cuando estamos pasando por un proceso de duelo están a flor de piel,  y aunque en algunas ocasiones nos avergüence sentirlas, es necesario tener presente que pelear continuamente con las emociones o no saber cómo expresarlas puede generarnos serios cuadros de ansiedad.

Es necesario recordar que todas las emociones tienen una función adaptativa y que ellas sirven para evidenciar algo que está ocurriendo en nuestra vida y que en alguno de los casos tenemos que solucionar, por ejemplo la tristeza nos revela que hemos sufrido una pérdida que necesitamos asimilar. Lo importante es aprender a identificarlas, descifrarlas y actuar en consecuencia.

¿Cómo podemos autorregularnos emocionalmente?

No hay una receta mágica con la cual saber cómo debemos experimentar nuestras emociones. Lo que sí está claro es que renegar de ellas o intentar controlarlas nos lleva a estados emocionales alterados que no nos hacen bien y que se transforman en padecimientos somáticos como dolor de cabeza, gastritis, colitis entre otros.

Nuestro afán de ser personas perfectas nos aleja de ser personas reales. Debemos considerar que no somos robots, ni superhumanos, somos personas que sentimos todo tipo de emociones, mucho más si hemos perdido a un ser querido.

Como hemos visto, cuando nuestras emociones se vuelven demasiado intensas o duraderas es porque algo está fallando en nuestro modo de experimentarlas. Quizás sea porque estemos tratando de controlar lo incontrolable y probablemente estemos negando la situación. Pero las cosas no van a ser como nosotros queremos, ni las personas van a comportarse siempre de acuerdo a nuestros valores y principios; y en el caso de que haya muerto un ser querido, es vital para seguir viviendo, llegar a concienciar que esa persona ya no volverá jamás, aunque eso implique  transitar por un largo proceso.

Lo único que está bajo nuestro control es la forma de gestionar aquello que sentimos y para ello, lo primero que tenemos que hacer es identificarlo. Luego, reflexionar sobre cómo dirigirlo de la forma más sana para nuestro crecimiento personal, es decir, practicar la responsabilidad emocional, que bien encauzada nos guiará  hacia nuestro bienestar emocional, y finalmente si no lo podemos hacer, tener presente que siempre estará bien solicitar ayuda profesional.

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155