Compartir en
¿Cómo detectar si estamos con sobrepeso mental en un proceso de duelo?

El término sobrepeso hace referencia al aumento de peso corporal por encima de un patrón dado. Sin embargo, en el plano psicológico, este vocablo hace referencia al exceso de pensamientos invasivos y distorsionados de tristeza, enfado, culpa, autorreproche y ansiedad que surgen en la mente del doliente, luego de la muerte de un ser querido.

Si usted está experimentando continuamente cansancio extremo,  fatiga crónica, falta de interés por aquellas actividades que antes le producían placer, y es atacado continuamente por pensamientos negativos e improductivos; entonces estamos hablando de “sobrepeso mental”.

Los pensamientos son la unidad básica de la mente.

Durante el día, alrededor de 60.000 pensamientos son gestados por nuestra mente de forma inconsciente, empero, todo el tiempo estamos imaginando, comprendiendo, reflexionando, creando, calculando, tomando decisiones y aunque no siempre los pensamientos son válidos, ni útiles,  se podría decir entonces que se produce un empacho de pensamientos inservibles, que al no ser proactivos, nuestra mente se agota, se corroe, se bloquea y  por consiguiente, el sentir y el actuar también se distorsionan, por qué  el resto de nuestras capacidades se inhiben y mengua nuestra calidad de vida .

Los pensamientos basura “engordan” nuestra mente.

Los pensamientos basura son aquellos cuya recurrencia nos agota por su alto nivel de toxicidad, son razonamientos vacíos e incluso innecesarios que ralentizan el resto de procesamiento consciente, impidiendo que avancemos en las etapas del proceso del duelo y no lleguemos a la resolución saludable del mismo.

Causantes del sobrepeso mental.

La autocrítica, la auto conmiseración propia caracterizada por aquella actitud pesimista y un sentimiento constante de infortunio, con una fuerte concentración en sí mismo y en todo lo que sucede a su alrededor siendo siempre el protagonista de la tragedia más grave sin considerar las que le rodean; así como también diversos condicionales tales como “si hubiera hecho” o “si  no hubiera hecho”; o “quizá debí haberle demostrado” o “quizá debería  haber ido antes” entre otros, son los causantes del sobrepeso mental. Si no lo hizo, no se atormente, ahora puede aprender de esa experiencia y resignificar su existencia con las personas que están a su alrededor y que todavía forman parte de su vida. Los pensamientos  de  este tipo solo le enjuician y terminan destruyéndolo aún más.

¿Cómo adelgazar la mente?

Si bien los pensamientos surgen espontáneamente, la buena noticia es que usted si puede elegir con cuál de ellos quedarse. Por ejemplo, si le asalta un pensamiento tóxico, puede optar conscientemente por poner su atención en otra cosa, en otra situación, en otra vivencia que no le produzca malestar.

Puede practicar ejercicios de respiración, puede hacer meditación, caminar, trotar, hacer ejercicio y desprenderse de todas aquellas toxinas mentales con la finalidad de detener esos pensamientos que lo bloquean y que no le permiten salir de esa crisis existencial.

Leer libros de autoayuda, de superación y de desarrollo personal le ayudará a integrar nuevas estrategias de resolución de conflictos. Lo importante es salir de su zona de confort  y soltar conscientemente su sobrepeso mental. Actitud y decisión, son dos condiciones básicas para su recuperación integral. Si cuidamos la calidad de nuestros pensamientos, estaremos cuidando de la calidad de nuestra vida.

 

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en el manejo del duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155