Compartir en
Diez pasos sencillos para liberarse de los pensamientos negativos en su proceso de duelo

Cuando se está atravesando la pérdida de un ser querido, tanto el presente como el futuro se vuelven inciertos y la mente se ve asaltada  continuamente por una serie de pensamientos negativos que se convierten en una cárcel mental de la que muchas veces se torna imposible escapar. Sin embargo, liberarse de esta prisión puede ser sencillo si usted decide cambiar su manera de pensar, lo único que necesita es decisión.

Hay que tener presente que los pensamientos negativos son producto de nuestras distorsiones cognitivas, y que suelen ser fugaces y temporales, salvo que nosotros mismos hagamos lo contrario. Generalmente, los pensamientos ganan impulso cuando se activan y la mayor parte del tiempo, condicionan nuestras decisiones.

La clave principal para erradicar este tipo de pensamientos es detectarlos a tiempo antes de que boicoteen su salud mental. Por lo tanto, le recomiendo trabajar sobre sus pensamientos realizando estas sencillas recomendaciones:

  1. Observe su pensamiento, como si fuese un espectador, sin juzgar, sin emitir juicios de valoración.
  2. No luche contra los pensamientos… Déjelos fluir. Visualice sus pensamientos como si fueran maderos que viajan río abajo, tarde o temprano los perderá de vista y con ellos, todos los sentimientos que éstos generan. Si usted, evita que ellos se apoderen de su mente, simplemente se disiparán.
  3. “Deje de beber de las emociones negativas” para que pueda comenzar con su proceso de limpieza emocional. Rumiando sobre  pensamientos negativos no cambiará su realidad.
  4. Analice cualquier cuestión que esté provocando un pensamiento excesivo. Escoja lo que hay de verdad en sus pensamientos y deseche lo que no le aporta solución.
  5. Muévase físicamente sobre su pensamiento. Salga a dar un paseo, a caminar, a trotar, a nadar, a practicar yoga. Simplemente deje que su cuerpo tome las riendas y lo lleve a otra parte.
  6. Evite los disparadores negativos: Una imagen, una canción, cierto tipo de lugares, cierto tipo de personas.
  7. Busque gente positiva y experiencias agradables.
  8. Repita constantemente afirmaciones positivas que cambien su química cerebral, y para reforzarlas, escríbalas en un papel, en su celular, en su ordenador.
  9. Evite los pensamientos negativos que están cargados de culpa y conscientemente, sustitúyalos por otros que despierten sensaciones agradables.
  10. Recuerde que toda crisis puede convertirse en la antesala de su proceso de autorrealización.

Entonces…manos a la obra en urgencia de vida y a terminar con ese hábito aprendido de pensar negativamente. Usted puede!!!

Dra. Nancy Brito C.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en el manejo del duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155