Compartir en
El dolor que resurge con el tiempo

Percibir dolor ante la muerte de un ser querido es normal y casi necesario, independientemente de la forma que adopte ese dolor. El duelo conlleva evidentemente dolor: la pérdida genera dolor y no sentirlo puede deberse a que la capacidad de sentir  se haya fundido, o  no haya sido expresado.

Aunque, el dolor se contenga, éste sigue existiendo, se acumula y se almacena, no se desvanece con el paso del tiempo, más bien, busca la forma de manifestarse, su fuerza hace que sea incontenible y que, antes o después, encuentre un modo de salir al exterior.

A veces ocurre que, cuando un doliente no habla, es su cuerpo el que se expresa y el dolor emocional se somatiza en dolores de cabeza, espalda o en el pecho. El cuerpo registra la huella de aquello de lo que no se expresa. No obstante, silenciar el dolor puede funcionar a corto plazo, sin embargo, solamente prolongará e intensificará el dolor.

Tú puedes encontrar fortaleza y esperanza, no importa lo que estés enfrentando en la vida. Puede ser que tome tiempo (pues es diferente para cada uno de nosotros), pero es posible. Lo más importante es tener fe y creer en tu capacidad de recuperación. Sí, tú tienes la capacidad de seguir adelante después de una pérdida. Sólo tienes que mirar en tu interior y utilizar esos recursos.

Recuerda, al transformar tu pérdida…transformas tu vida!.

Dra. Nancy Brito Cárdenas

Psicoterapeuta Gestalt

Experta en el manejo de procesos de Duelo.

 

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155