Compartir en
¿Cómo afrontar la pérdida de mi compañero de vida?

Cuando una pareja de vida muere, todo cambia. El sentirse agobiado, aturdido y sin saber qué hacer es normal. En algunas ocasiones, la persona que sigue viva puede sentirse culpable por ser él, o ella, la persona que todavía sigue con vida.

En algún momento, es posible que hasta se sienta enojado con su cónyuge por haberlo dejado. Todos estos sentimientos son normales. No hay reglas sobre cómo debe sentirse. No hay una forma correcta o incorrecta de estar de duelo.

El dolor  se produce en forma de oleadas, de punzadas que llegan, duelen y se van, para más tarde volver a aparecer. Cuando esos recuerdos tocan a la puerta, las emociones negativas se despiertan y nos inundan, nos bañan como una ola.

Pueden ser de tristeza por haberlo perdido, de angustia por no saber cómo seguir adelante, de culpa por haber dejado algo pendiente o no haber sabido aprovechar lo que había. En cualquier caso, estos sentimientos no son permanentes.

Recomendaciones:

  • No ocultar el dolor y buscar apoyo en sus seres queridos, también es muy importante buscar ayuda profesional si se siente muy abrumado por la pérdida.
  • El compartir recuerdos con esos seres queridos sobre su pareja de vida puede servir para desfogarse y darse los momentos necesarios para experimentar el duelo.
  • Es importante cuidar de su salud, hacer ejercicio, comer sano y tratar de dormir lo suficiente.
  • Es importante ir despacio en el duelo, entender que toma tiempo estar bien y el primer paso es empezar a rehacer su vida y tenerse mucha paciencia y amor.
  • Sienta su pérdida. Permítase llorar, sentirse entumecido, estar enojado o sentirse como sea que se sienta. Duele, pero es natural y normal.
  • Atienda sus necesidades físicas. Duerma lo suficiente, coma una dieta bien equilibrada y haga ejercicio regularmente.
  • Exprese sus sentimientos. Hable con otros sobre cómo se siente o encuentre una forma creativa de expresar sus sentimientos. Esto podría incluir arte, música o escribir en un periódico.
  • Mantenga una rutina. Regrese a su rutina normal tan pronto como pueda. Trate de mantenerse al día con sus tareas cotidianas para no sentirse abrumado.
  • Evite beber alcohol. El alcohol es un depresivo que puede afectar su estado de ánimo, por lo que podría hacerlo sentir aún más triste.
  • Evite tomar decisiones importantes. Se necesita tiempo para adaptarse a una pérdida y volver a un estado mental normal. Tomar una decisión impulsiva mientras está afligido podría agregar más estrés a un momento de por sí difícil. Intente esperar un año antes de hacer un gran cambio, como mudarse o cambiar de trabajo.
  • Tómese un descanso. Tómese un descanso del duelo participando en actividades que disfrute. Está bien no sentirse triste todo el tiempo. Reírse es bueno para usted.
  • Busque ayuda espiritual.

Dra. Nancy Brito Cárdenas.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155