Compartir en
El duelo en el embarazo

Enfrentarse a la pérdida de un ser querido siempre es complicado, pero ¿qué pasa cuando esa pérdida se produce durante el desarrollo del embarazo? Las emociones que se experimentan se intensifican y se vuelven contradictorias.

Durante el duelo, una mujer embarazada puede experimentar dolencias físicas causadas por el insomnio, el malestar, la falta de apetito; así como psíquicas, relacionadas con la concentración, la desmotivación, el desinterés y  emociones negativas tales como tristeza, pena o incluso enfado y culpa. 

La naturaleza del cuerpo humano no solo está preparado para permitir que la mujer sea capaz de crear vida, sino que también lo está para proteger la llegada de un nuevo miembro y prevenir que agentes externos afecten a su desarrollo. Es por ello que pese a que es verdad que las emociones de la madre pueden ser absorbidas por el feto a través de la placenta, ésta también es responsable de no dejar que ciertas circunstancias le afecten.

El momento de gestación también influye en el proceso de duelo. Una situación de estas características en un embarazo de pocas semanas puede ser muy peligroso, por lo que hay que tener un mayor control sobre la gestión de las emociones; del mismo modo que en un estado avanzado , esta noticia podría anticipar la llegada del momento del parto.

Tras el nacimiento del bebé, la elaboración del duelo debe continuar, de manera que la reciente maternidad le proporcione a la persona en duelo tiempo para compartir su dolor pero también para poder  atender las necesidades del recién llegado,  una tarea que, además, le ayudará a avanzar en el proceso.

Como afrontar el duelo durante el embarazo?

Así como en la elaboración de cualquier tipo de duelo, durante la gestación se recomienda seguir ciertas pautas como:

  • No desviar la atención del autocuidado: vigilar la alimentación y la calidad del sueño a través de una dieta saludable dentro de una rutina diaria y un tiempo óptimo de descanso.
  • Respetar las necesidades propias del duelo, permitiéndose sentir y expresar las emociones con personas que ejerzan una ayuda real sin juicios.
  • Acudir a un grupo de apoyo al duelo donde compartir inquietudes y temores relacionados con esta pérdida para conseguir identificar y expresar emociones, sentimientos y pensamientos.
  • Buscar ayuda profesional con un psicólogo clínico, experto en manejar procesos de duelo.

Siguiendo estas recomendaciones, una gestante en duelo puede conectar con sus emociones para gestionarlas y canalizarlas, de manera que logre elaborar un duelo sano.

Es importante hacer hincapié en la necesidad de proporcionar apoyo a una mujer embarazada de una manera respetuosa, empatizando con su estado de ánimo y su situación sin proferir ningún tipo de juicio que pueda alterar los tiempos de elaboración de su duelo.

Dra. Nancy Brito Cárdenas.

Psicoterapeuta Gestalt.

Experta en procesos de Duelo.

  • Dir: Octavio Díaz y Vicente Rocafuerte
  • 2869-014
  • Línea Directa:
    155